martes, 6 de junio de 2017

Casa de citas / Luis Buñuel / Federico García Lorca era su obra maestra


Luis Buñuel
FEDERICO GARCÍA LORCA
ERA SU OBRA MAESTRA

De todos los seres humanos que he conocido, Federico fue el mejor. No me refiero a sus obras de teatro ni a su poesía, sino a él como persona. Él era su obra maestra. Me parece, incluso, difícil encontrar a alguien semejante. Ya se pusiera al piano para interpretar a Chopin, ya improvisara una pantomima o una breve escena teatral, era irresistible. Podía leer cualquier cosa, y la belleza brotaba siempre de sus labios. Tenía pasión, alegría, juventud. Era como una llama.

Cuando lo conocí, en la Residencia de Estudiantes, yo era un atleta provinciano bastante rudo. Por la fuerza de nuestra amistad, él me transformó, me hizo conocer otro mundo. Le debo más de cuanto podría expresar. 

Jamás se han encontrado sus restos. Han circulado numerosas leyendas sobre su muerte, y Dalí -innoblemente- ha hablado incluso de un crimen homosexual, lo que es totalmente absurdo. En realidad, Federico murió porque era poeta. En aquella época se oía gritar en el otro bando: "¡Muera la inteligencia!"

En Granada, se refugió en casa de un miembro de la Falange, el poeta Rosales, cuya familia era amiga de la suya. Allí se creía seguro. Unos hombres (¿de qué tendencia? Poco importa) dirigidos por un tal Alfonso fueron a detenerlo una noche y le hicieron subir a un camión con varios obreros. 

Federico sentía un gran miedo al sufrimiento y a la muerte. Puedo imaginar lo que sintió, en plena noche, en el camión en que le conducían hacia el olivar en que iban a matarlo.

Pienso con frecuencia en ese momento.



Luis Buñuel
Mi último suspiro
Barcelona, Plaza & Janes Editores, 1982, p. 294



Casa de citas / Francisco Rabal / Luis Buñuel


No hay comentarios: