miércoles, 23 de agosto de 2017

Casa de citas / Manuel Vicent / Putin III

Vladímir Putin



Manuel Vicent
PUTIN III

No preguntes cómo llegó a la cumbre sorteando y repartiendo puñaladas, hasta conseguir el favor del beodo y destartalado Boris Yeltsin. Era el tiempo en que el derribo de la Unión Soviética exportaba a Europa levas de prostitutas y criadas, mafiosos gordos con cadenas de oro que nutrían los bajos fondos y eran a su vez procaces y brutalmente ricos. Putin se propuso devolver a la patria humillada el orgullo perdido de primera potencia. Ante todo había que hacerse respetar. Conocía el alma rusa y sabía que su convulsión de olla podrida en plena ebullición no podía ser controlada sin el látigo de un buen domador.






martes, 22 de agosto de 2017

Casa de citas / Manuel Vicent / Putin II

Vladimir Putin

Manuel Vicent
PUTIN II

El imperio soviético comenzó a resquebrajarse y Putin seguía siendo un pobre diablo, que tuvo que volver a Leningrado en su Volvo descalabrado con el que pensaba trabajar de taxista si las cosas le iban mal dadas. Pero junto con el coche, el lavaplatos y otros enseres domésticos, se llevó consigo también el archivo secreto de la Stasi, la siniestra policía secreta alemana, que había arramblado en medio de la confusión, y Putin supo jugar con este alijo plagado de sabandijas, como cartas muy firmes en una partida de póquer entre políticos corruptos, y esa fue la primera palanca de su poder. A Putin lo aupó el alcalde de Leningrado, Anatoli Sobchak, su protector, al que después ayudaría a huir a París cuando fue perseguido por corrupción.




lunes, 21 de agosto de 2017

Manuel Vicent / Putin I

Vladímir Putin


Manuel Vicent
PUTIN I

Hasta los 40 años era más bien un don nadie, un espía de segunda, el hijo de un humilde ferroviario comunista. Ahora avanza muy seguro deslizando sus espolones de gallo por una alfombra roja a lo largo de los fastuosos salones del Kremlin, rodeado de oro por todas partes, bajo el caudal de luz de mil lámparas y espejos, los mismos que reflejaron el antiguo esplendor de los zares. Es Vladímir Putin, de 1,70 de estatura, músculos de gimnasio, pómulos muy eslavos, que cobijan unos ojos de hielo.









domingo, 20 de agosto de 2017

Casa de citas / Vargas Llosa / Las Ramblas

Ojo de luz
Barcelona, 2017
Foto de Triunfo Arciniegas

Mario Vargas Llosa
LAS RAMBLAS

Para mí, las Ramblas de Barcelona son un lugar mítico. En los cinco años que viví en esa querida ciudad, dos o tres veces por semana íbamos a pasear por ellas, a comprar Le Monde y libros prohibidos en sus quioscos abiertos hasta después de la medianoche, y, por ejemplo, los hermanos Goytisolo conocían mejor que nadie los secretos escabrosos del barrio chino, que estaba a sus orillas, y Jaime Gil de Biedma, luego de cenar en el Amaya, siempre conseguía escabullirse y desaparecer en alguno de esos callejones sombríos. Pero, acaso, el mejor conocedor del mundo de las Ramblas barcelonesas era un madrileño que caía por esa ciudad con puntualidad astral: Juan García Hortelano, una de las personas más buenas que he conocido. Él me llevó una noche a ver en una vitrina que sólo se encendía al oscurecer una truculenta colección de preservativos con crestas de gallo, birretes académicos y tiaras pontificias. El más pintoresco de todos era Carlos Barral, editor, poeta y estilista, que, revolando su capa negra, su bastón medieval y con su eterno cigarrillo en los labios, recitaba a gritos, después de unos gins, al poeta Bocángel. Esos años eran los de las últimas boqueadas de la dictadura franquista. Barcelona comenzó a liberarse de la censura y del régimen antes que el resto de España. Esa era la sensación que teníamos paseando por las Ramblas, que ya eso era Europa, porque allí reinaba la libertad de palabra, y también de obra, pues todos los amigos que estaban allí actuaban, hablaban y escribían como si ya España fuera un país libre y abierto, donde todas las lenguas y culturas estaban representadas en la disímil fauna que poblaba ese paseo por el que, a medida que uno bajaba, se olía (y a veces hasta se oía) la presencia del mar. Allí soñábamos: la liberación era inminente y la cultura sería la gran protagonista de la España nueva que estaba ya asomando en Barcelona.






viernes, 18 de agosto de 2017

Casa de citas / George R.R. Martin / Mano del Rey

Sean Bean como Ned Stark, Mano del Rey

George R.R. Martin
MANO DEL REY

-Lord Eddard Stark, te nombro Mano del Rey.

Ned se dejó caer sobre una rodilla. La oferta no lo sorprendía. Si no era para aquello, ¿qué objetivo tenía el viaje de Robert? La Mano del Rey era el segundo hombre más poderoso de los Siete Reinos. Hablaba con la voz del rey, tenía el mando de los ejércitos del rey y redactaba las leyes del rey. En ocasiones incluso se sentaba en el Trono de Hierro para impartir la justicia del rey, cuando éste estaba ausente, o enfermo, o indispuesto por cualquier motivo. Robert estaba poniendo en sus manos una responsabilidad del tamaño del mismísimo reino.

Era la última cosa que Ned deseaba en el mundo.

-Alteza -dijo-, no soy digno de ese honor.

-Si quisiera concederte algún honor -gruñó Robert impaciente, pero de buen humor-, permitiría que te retirases. Mi intención es que controles el reino y pelees en las guerras mientras yo me dedico a comer, a beber y a acostarme con chicas; tres actividades que me llevarán pronto a la tumba. -Se dio una plamada en la barriga y sonrió-. ¿Sabes qué se dice del Rey y su Mano?

-Lo que el rey sueño, la Mano lo crea. -Ned lo sabía.

-Una vez me llevé a la cama una pescadera que me contó que el pueblo llano tiene una versión mejor del dicho: "El rey come y la Mano limpia la mierda".

George R.R. Martin
Juego de tronos
Bogotá, Ramdom House, 2015, p. 54


Casa de citas / George R.R. Martin / Ni la mitad de hermosa


Casa de citas / George R.R. Martin / La ley




George R.R. Martin
LA LEY

Robert Baratheon a Edda Stark: "Te lo juro, sentarse en un trono es mil veces más duro que conquistarlo. La ley es un asunto tedioso, y contar calderilla, aún más".


George R.R. Martin
Juego de tronos
Bogotá, Ramdom House, 2015, p. 53



Casa de citas / George R.R. Martin / Cinco personajes

George R.R. Martin y Peter Dinklage (Tyrion Lannister)

George R.R. Martin
CINCO PERSONAJES
Octubre de 1993

Cinco personajes principales vivirán durante los tres volúmenes, aunque madurarán y dejarán de ser niños para convertirse en adultos en el proceso. En cierto modo, mi trilogía es una saga generacional, contando la historia de estos cinco personajes, tres hombres y dos mujeres. Los cinco personajes claves de esta historia son Tyrion Lannister, Daenerys Targaryen y tres de los niños de Invernalia: Arya, Bran y el bastardo Jon Snow. Todos ellos son presentados durante los capítulos que aquí envío.

Personajes que George R.R. Martin dijo que sobrevivirían hasta el final de Juego de tronos


jueves, 17 de agosto de 2017

Triunfo Arciniegas / Diario / Ganas o mueres



Triunfo Arciniegas
Ganas o mueres
17 de agosto de 2017

Juego de tronos trata sobre el despiadado ejercicio del poder. "Cuando se juega al juego de tronos, ganas o mueres" es el primero de sus mandamientos.

En la primera temporada, narrada en el primer volumen de "Canción de hielo y fuego", de Georges R.R. Martin, La Mano del Rey, Lord Eddard, un hombre justo, ha perdido el juego. La siniestra Reina Negra Cersei Lannister  lo mantiene en una mazmorra antes de juzgarlo por traidor. No volverá a Invernalia, su amado reino, el territorio que nunca debió abandonar. 

Lord Varys, quien dice sobre sí mismo "un eunuco no tiene honor, y una araña no puede permitirse el lujo de los escrúpulos",  y quien sirve solamente a sus propios fines, visita al hombre en desgracia y le propone rendirse a las artimañas de Cersei para salvar la vida. 

En la conversación, columna vertebral de un sabio capítulo, Lord Varys suelta una frase deslumbrante: "No hay criatura en la tierra tan aterradora como un hombre justo". Y ya para despedirse, remata: "Una vez, el Septón me dijo que el sufrimiento es el precio que pagamos por nuestros pecados. Si eso es cierto, decidme, Lord Eddard, ¿por qué son siempre los inocentes los que más sufren cuando vosotros los grandes señores, jugáis al juego de tronos?"


George R.R. Martin
Juego de tronos
Canción de hielo y fuego I




martes, 15 de agosto de 2017

Casa de citas / Héctor Aguilar Camín / Juan Rulfo en Tijuana




Héctor Aguilar Camín
JUAN RULFO EN TIJUANA
BIOGRAFÍA

Recuerdo que coincidimos en una mesa redonda sobre cultura durante la campaña presidencial de Miguel de la Madrid, en el año de 1981. Los participantes habíamos sido invitados a esa mesa en la ciudad de Tijuana.

A la hora del reparto de los cuartos de hotel, a Rulfo le tocó un motel de mala muerte llamado El sombrero. Tan de paso era el hotel que el cuarto de Rulfo no tenía cerradura. Le dieron un gancho para que atrancara la puerta por dentro. El gancho era una percha de alambre de tintorería.

Al día siguiente, en el autobús atestado donde íbamos, Rulfo le cedió el lugar a Ángeles Mastretta, que había sido su alumna en el Centro Mexicano de Escritores.

Alguien gritó: "Ese es hombre, no pedazos".

Rulfo alzó la mano en agradecimiento.

Todavía traía en ella la percha de alambre que llevaba para demostrar lo que le había pasado en El sombrero. No fuera que no fuéramos a creerle.



lunes, 14 de agosto de 2017

Casa de citas / García Márquez / Pesos pesados

William Shakespeare


Gabriel García Márquez
PESOS PESADOS

Una de las injusticias de la literatura es que no existe una clasificación escalonada de los escritores de acuerdo con su calidad. En música se sabe que hay un paraíso más alto, donde están sentados para siempre Juan Sebastián Bach, Mozart, Beethoven, Bartok -y tal vez los Beatles-, pero hay todo un olimpo de compositores de segunda, y aun de tercera categoría, que escuchamos y admiramos a pesar de la certidumbre de que no son eternos. Ocurre lo mismo con los pintores. No hay más que pasearse por los museos del- mundo para darse cuenta de que junto a Goya y Velázquez, junto a Leonardo y Botticelli, junto a Rembrandt y Picasso, hay muchos colgados en la antesala de la eternidad que sin duda merecen estar donde están, pero en niveles distintos. En literatura no: o se es un escritor de primera línea o uno no encuentra donde ponerlo, y no sólo en los innumerables compartimentos del corazón, sino ni siquiera en los estantes de la biblioteca. En ese. sentido, el criterio más justo es el del mundo del boxeo: hay pesos pesados, pesos welter, pesos medios, pelos mosca, y cada, cual, disfruta de una gloria universal dentro de sus límites respectivos. En literatura, en cambio, sólo los pesos pesados van al cielo.






domingo, 13 de agosto de 2017

jueves, 10 de agosto de 2017

Casa de citas / Ava Gardner / El alcohol

Ava Gardner

Ava Gardner
Biografía
EL ALCOHOL

1

Nunca fui uno de aquellos bebedores silenciosos, que beben día y noche sin parar. Me encantaban las fiestas y trasnochar. Cuando bebía, era sólo por el efecto. Con todas las copas que he tomado, no recuerdo haber disfrutado de ninguna. El único motivo por el que bebía era para superar mi timidez.

2

Alguna de las cosas que más lamento en mi vida ocurrieron cuando estaba bebiendo. No soy buena con el alcohol. Y no me importa qué momento o qué hora del día es, sólo bebo demasiado.


Casa de citas / Ava Gardner / Estrella de cine



Ava Gardner
Biografía
ESTRELLA DE CINE

Ser estrella de cine es muy aburrido. Lo hago por el dinero, eso es todo. Después de todos estos años sigo sin tener ni idea de qué es el cine. Nunca he sido actriz, pero no sé escribir, ni pintar, ni hacer ninguna otra cosa.


Casa de citas / Ava Gardner / Deseo



Ava Gardner

DESEO

Deseo vivir hasta los 150 años, pero el día que muera, deseo que sea con un cigarrillo en una mano y un whisky en la otra.




miércoles, 9 de agosto de 2017

Casa de citas / Ava Gardner / Amor loco



Ava Gardner
Biografía
AMOR LOCO


Se piensa que el amor loco puede curarlo todo. Pues no. Si quieres que el matrimonio funcione, necesitas tener algo más en común. Me casé con tres hombres atractivos, de mucho talento, que sabían fascinar a las damas. Supongo que ellos podrían decir lo mismo de mí. Pero teniendo en cuenta que entre mis tres maridos han reunido una colección de veinte esposas, no creo todo fuera culpa mía.


martes, 8 de agosto de 2017

Casa de citas / Ava Gardner / Herida


Ava Gardmer

Ava Gardner
Biografía
HERIDA


Cuando me siento herida, me refugio en la noche.


Casa de citas / Ava Gardner / Mis genes


Ava Gardner
Biografía
MIS GENES

Deben ser mis genes de campesina los que me mantienen fuerte y saludable. No importa los esfuerzos que hago por autodestruirme, me las arreglo para sobrevivir.



lunes, 7 de agosto de 2017

Casa de citas / Sam Shepard / Dylan y Conrad

Joseph Conrad


Sam Shepard
DYLAN Y CONRAD

DYLAN: ¿Has leído algo de Conrad?

YO: No.

DYLAN: Pues deberías leer a Conrad.

(Pausa larga)

YO: ¿Lees mucho?

DYLAN: Algo.

YO: ¿Siempre has leído mucho?

DYLAN: Siempre leo algo.

YO: ¿Dónde consigues los libros?

DYLAN: En las bibliotecas de la gente. Entro en las bibliotecas de la gente y los tiene allí.



Sam Shepard
Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera
Anagrama, Barcelona, 2006, p. 112







domingo, 6 de agosto de 2017

Casa de citas / Sam Shepard / Fans




Sam Shepard
BIOGRAFÍA
FANS

Los fans son más peligrosos que  un hombre con un arma, porque andan persiguiendo algo invisible. Algún "algo" imaginado. Por lo menos con una pistola sabes a lo que te enfrentas.

Sam Shepard
Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera
Anagrama, Barcelona, 2006, p. 122

Casa de citas / Sam Shepard / Si se resuelve un misterio

Bob Dylan y Sam Shepard



Sam Shepard
BIOGRAFÍA
SI SE RESUELVE UN MISTERIO
BIOGRAFÍA DE BOB DYLAN

Si se resuelve un misterio, el caso se archiva. En este caso, en el caso de Dylan, el misterio no se resuelve nunca, de modo que el caso sigue en marcha. Sigue produciéndose una y otra vez. Durante años y años. ¿Y quién es este personaje de todos modos?

Sam Shepard
Rolling Thunder: con Bob Dylan en la carretera
Anagrama, Barcelona, 2006, p. 106


sábado, 5 de agosto de 2017

Casa de citas / Jacques Benigne Bossuet / Dios

Fotografía de Tom Hoops
Jacques Benigne Bossuet
DIOS

Cuando Dios borra, es que va a escribir algo.



Casa de citas / Saramago / Dios

Lauren Simonutii
José Saramago
DIOS

Sinceramente, creo que la muerte es la inventora de Dios. Si fuéramos inmortales no tendríamos ningún motivo para inventar un Dios. Para qué. Nunca lo conoceríamos.

Hay quien me niega el derecho de hablar de Dios, porque no creo. Y yo digo que tengo todo el derecho del mundo. Quiero hablar de Dios porque es un problema que afecta a toda la humanidad.